miércoles, 23 de mayo de 2012

El verano camina a puro vértigo
y sólo espero caminar contigo.
Amor, lo ves,
ves que estoy dispuesta y esperando.
¿No ves velas, flores, sábanas, brisa y futuro?.
Migajitas de mi se dirijen a tu paso
hacía la infinifad de los dias
para que encuentres mi casa
entre la bruma de las ciudades...

lunes, 21 de mayo de 2012

Más allá de la realidad...

Bajo el aplauso persistente de la lluvia nos abrazamos formando un solo cuerpo, que se derrite en caricias, susurros, silencios y besos.
El roce de tus labios en los mios colma la eterea sensualidad de mis sentidos.
El encaje de mis sueños es filigrana al tacto de tus manos y el ritmo del movimiento de nuestros cuerpos va marcando el gota a gota del tejado...
Y solo tú puedes hacer que me olvide de todo, sumergiéndome más allá de la realidad, haciendo que me olvide hasta de respirar..

jueves, 17 de mayo de 2012

Particularmente tu

Existen muchas maneras de decir te amo. Se puede decir con los ojos, con las manos, con las palabras, en un susurro, en una carta, o como muchas veces en una poesía, es una de mis formas más usuales. Me encanta darle una guirnalda al amor, un paseo a la redonda, incluso me gusta tanto la sorpresa, la oposición a la rutina, la vuelta detrás de lo normal, que a veces pienso que me excedo en la paciencia, en el adagio, en la espera de que acojas todas las señales que te envío para decirte que te amo.
Es cierto que a veces podemos ser más directos, y mirar simplemente a los ojos y decir suavemente: "Te quiero", pero eso se me queda corto, se me queda una algarabía de cohetes dentro que no se van con esas dos palabras.
Por ello, es humano pensar que mi piel necesita la tuya para poder gastar así esa energía que tiene para ti, que tengo unas esencias que necesito compartir, que eso es más o menos decir que: "Te necesito", para poder no decirte que te amo, sino saber que tú sabes que te amo, y eso es diferente, no son dos palabras, es un trasvase de sensaciones que no tienen letras para mostrar lo que significan y por ello los sentidos tienen ese lenguaje magnífico para poder vivirlo.

jueves, 10 de mayo de 2012


                                          Lo más hemoso del desierto es que en cualquier  lugar esconde un pozo...



A lo lejos,
los trozos de ti son saludos del desierto,
repleto de espejismos.
Allá en lo alto,
trozos de papel gigantes me estrechan
en un abrazo concéntrico
que se pierde en si mismo
y en si mismo se tuerce
hacia su estrangulación.

Aquí, abajo,
los trozos de ti son las manos
del adios, pañuelos blancos
sacudiendo el polvo de una tarde
como un oasis sin palmeras.

Un viento desbocado se clava
con saña y enreda
en volteretas mortales
que sólo tienen un fin
de tierra ensangrentada.
Manotazos impasibles
como los dientes gélidos
de una sierra mecánica,
como el revuelo de cuchillos
de un tirador irritado,
como un billete de ida y vuelta
encerrado en su inútil trazo.

No, ya no hay saludos ni adioses
en esta ruleta, sino el ojo cegado
de lo que ya no soy y de lo que ya no devora
después de haber cruzado todo el desierto...